“Una pequeña pelota puede crear una gran sonrisa en un niño”

Esta frase me la dijo un profesor de la escuela cuando gracias a un crowfunding entre amigos pudimos comprar pelotas y material escolar a los niños de Nancital. Todo empezó cuando Emi, de MAYAS me pidió (estando yo en allí) que fuera a ver las necesidades de los niños en la escuela que ellos apoyan, y ahí fue cuando me contaron que no tenían balones para jugar.

Se me rompió el corazón, ¿os imagináis una infancia sin balones? Es entonces cuando la magia comenzó; quería comprar algunos buenos para que les duraran (aunque eran un poco caros) y se me ocurrió pedirle a familiares y amigos que me echaran una mano. Mucha gente se volcó y donó dinero, tanto que investigué en qué más podía ayudar, y resulta que en la escuela de la comunidad contigua, los niños apenas tenían material escolar.

Conseguimos recaudar 420 euros y junto con el director de la escuela, fuimos a comprar todo lo que pudiéramos. Con ello compramos material para todos los niños de la escuela de Nancital 1, balones y pelotas, bidones de agua, escobas, diccionarios y hasta pudimos comprar un juego de material para un equipo infantil de beisbol y unos trajes folclóricos para que compartieran entre las dos escuelas.

Con una pequeña ayuda pudimos comprar algo que era inimaginable para esos niños. Me gustaría decir, que para ellos es como si fuera Navidad, pero ellos ni siquiera han tenido una Navidad así.

Las entregas fueron increíbles, en la escuela donde entregamos material escolar una niña me dedicó un poema. Pudimos darles material escolar a los 40 niños. Sus caras de alegría al verlo todo son indescriptibles. No os imagináis lo feliz que puede ser un niño por tener una regla o un cuaderno nuevo. Ese día fue un día único para todos ellos. Hicimos partidos de fútbol, beisbol, volley y todo lo que llevaban mucho tiempo sin poder hacer.

La felicidad fue infinita pero más lo fueron los agradecimientos. Ya sabemos que quienes menos tienen, son más generosos, pero ellos se volcaron increíblemente en agradecer todo lo que habíamos hecho y organizaron un evento en mi despedida. Niños y maestros de las dos escuelas se implicaron e hicieron bailes, obras de teatro, discursos e incluso un almuerzo.

img_5377

Gracias a todos los que me apoyasteis con una pequeña cantidad de dinero. Gracias a vosotros pudimos hacer un gran cambio en esta comunidad.

Con muy poco podemos hacer mucho. De no ser por MAYAS muchos niños seguirían sin tener un cuaderno donde anotar lo que aprenden. Pero aún queda mucho por hacer. Hagamos que ningún niño vaya a la escuela sin cuaderno.

Muchas gracias

Abrazos

Leire Caballero