La oportunidad que me dio MAYAS para estudiar en la universidad ha cambiado mi vida

Donald Alonzo, un joven nicaragüense de 26 años, se graduó ayer en Administración Turística y Hotelera en su país. Alonzo ha tenido la oportunidad de estudiar en la universidad gracias a una beca que le concedió MAYAS a través de la ONG local La Esperanza Granada. MAYAS financió sus estudios desde segundo curso dentro de un proyecto muy interesante de la ONG nicaragüense llamado Ayudantes.

Hablamos con Donald unos días antes de su graduación y nos explicaba lo que ha supuesto para él poder asistir a la universidad y participar en este programa: “La oportunidad que medio La Esperanza Granada para estudiar con el Apoyo de MAYAS supuso un gran cambio para mi vida, ya que en mi país es muy difícil continuar los estudios debido al precio de las carreras”.

Mediante el programa Ayudantes, que comenzó a funcionar en 2008, y gracias a la financiación de otras ONG y patrocinadores,La Esperanza Granada concede becas a jóvenes huérfanos o de familias sin recursos que han finalizado su educación secundaria para que puedan comenzar o continuar sus estudios universitarios, haciéndose cargo del pago de las tasas universitarias y de un importe mensual para ayudar a cubrir sus gastos de manutención.

A cambio, los beneficiados deben trabajar como voluntarios varias horas al día prestando refuerzo escolar a niños que viven en un entorno de pobreza similar a en el que ellos crecieron. Esto es doblemente beneficioso para su futuro, pues no solo les provee de educación universitaria, sino que sirven como ejemplo a los pequeños en las escuelas de primaria y secundaria de hasta dónde pueden llegar si se esfuerzan.

Los jóvenes Ayudantes tienen que ser puntuales, positivos y responsables. Se espera de ellos que obtengan buenos resultados en los estudios universitarios elegidos, y deben informar de sus calificaciones regularmente a La Esperanza, que va informando del progreso de los estudiantes a sus patrocinadores, como MAYAS, que actualmente beca a 6 jóvenesa través de este programa.

Mientras estudiaba su licenciatura y durante los años que ha disfrutado de la beca, Donald ha coordinado y supervisado el trabajo de voluntarios en La Esperanza Granada que prestan refuerzo en matemáticas y lengua a los niños que más lo necesitan, además de encargarse de algunas tareas administrativas.

Lo que más me gustó de esta gran experiencia es haber compartido mi tiempo con los niños. Lo mejor que queda en tu vida de esto es ver su sonrisa marcada en su rostro. Los ayudantes (voluntarios) somos la inspiración para muchos niños para continuar con sus estudios y poder tener una vida mejor”, destaca, y pide que continúe el apoyo a este proyecto de becas: “hay muchos jóvenes y niños que no tienen la oportunidad de continuar los estudios debido al dinero, lo que más me gustaría es que a todas las personas que tengan el deseo de ser alguien en la vida que no les sea negado y que puedan continuar con sus estudios”.

IMG_0499

donald

Si quieres hacer posible historias de éxito como la de Donald, entra aquí y colabora con nosotros.